"REHOYAS AVANZA" - ASOCIACIÓN DE VECINOS
BANKIA- IBAN: ES48 2038 7225 4860 0069 8215



CONCEJAL JAVIER DORESTE ¡¡¡ DIMISIÓN !!!

sábado, 2 de febrero de 2019

Lo más y lo menos, lo principal y lo accesorio. Todavía estamos a tiempo

Si partimos de nuestro Código Civil, en su artículo 1.4 podemos leer que los Principios Generales del Derecho (en adelante "pgD") se aplicarán en defecto de ley o costumbre; son, en fin, ideas motrices que han servido como criterios de inspiración de las leyes que forman parte de nuestro ordenamiento jurídico actual.

Los pgD pueden manifestarse de forma expresa o implícita en los textos legales y se pueden aplicar de forma indirecta, a través de la propia ley o costumbre, y de forma directa, como fuente subsidiaria del Derecho.

Dos de los pgD más utilizados en derecho, que son diferentes pero pueden operar juntos de forma complementaria, son aquellos que dicen que "quien puede lo más, puede lo menos" o el que dice que "lo accesorio corre la misma suerte que lo principal".

Para el caso que en los últimos meses nos ocupa, el señor Doreste es "quien puede lo más" y, a poco que se lo proponga, puede seguir adelante con el Plan de Reposición sin retrasar las obras necesarias para los vecinos de la parte del barrio Rehoyas-Arapiles, sin contar con nuestros terrenos, esos terrenos que albergan nuestras casas, NUESTRAS PROPIEDADES. Sólo tiene que modificar el documento aprobado la semana pasada, someterlo al pleno con la motivación lógica y justa que merece y dar avante toda. Sólo con ese mínimo esfuerzo, justo y ecuánime, habrá quedado claro que el señor Doreste también "puede lo menos".

Sabemos que el tiempo es inexorable, pasa para todo y para todos. Si tomamos como "principal" todo el Plan de Reposición al que de forma justa y ecuánime el señor Doreste debería retirar la zona representada por Rehoyas Avanza, es decir, "lo accesorio", más tarde o más temprano llegará indefectiblemente el momento en el que la técnica sentencie y aconseje de forma tajante, el final del ciclo de vida de nuestros edificios y entonces será el momento de meter mano a esta zona del barrio. Algo a lo que entonces y solo entonces nadie podrá negarse.

Solo hace falta voluntad política, altura de miras, dejar a un lado estrategias electorales y entender que lo que queremos es envejecer en y con nuestras casas a la espera de que el doctor “tiempo”, diga que hay que operar al enfermo y proceder al correspondiente trasplante.

Para este propósito, solo hace falta que las partes actoras (Ayuntamiento, Plataforma Rehoyas-Arapiles y Asociación Rehoyas Avanza) invitando si fuese necesario a los grupos de oposición que están apoyando nuestra postura, para que todos fijen una fecha en la que se firme un compromiso claro sobre este asunto, dejando negro sobre blanco que la zona “en conflicto” queda fuera del plan de reposición hasta que la técnica dictamine que por el paso del tiempo hay que reponer nuestros edificios obligatoriamente.

Habremos conseguido, con este sencillo gesto, dejar que siga el plan en beneficio de los vecinos que sí necesitan una reposición y dejar fuera, pero no aislado definitivamente, a los edificios que en este momento no quieren formar parte del Plan.

Con este gesto, además, veremos el grado de implicación REAL que tanto el señor Doreste como la Plataforma Rehoyas-Arapiles tienen con la causa, o si, por el contrario, a sabiendas de que se está vendiendo humo porque saben de sobra que el Plan no se puede ejecutar tal y como está concebido, lo que les interesa más es seguir engañando a los suyos diciéndoles que sus edificios no se pueden hacer por culpa de “Rehoyas Avanza”. Este compromiso, se entiende o debe entenderse que, queremos que se produzca antes de haber dado el paso de personarnos en los tribunales. Es una oportunidad decisiva para que todo siga adelante, a la que invitamos a todas las partes actoras y si así se hiciere, que vuestra conciencia y vuestro colectivo os lo premie y, si no, que la historia y las urnas os lo demanden.

Asociación Rehoyas Avanza


No hay comentarios:

Publicar un comentario