"REHOYAS AVANZA" - ASOCIACIÓN DE VECINOS
BANKIA- IBAN: ES48 2038 7225 4860 0069 8215



CONCEJAL JAVIER DORESTE ¡¡¡ DIMISIÓN !!!

viernes, 29 de marzo de 2019

Urbanismo urge a 26 bloques de Las Rehoyas a elegir nueva casa

29/03/2019

El Ayuntamiento da de plazo hasta el 17 de abril a Santa Luisa de Marillac y Santa María de la Cabeza para que escoja entre cuatro tipos de pisos en el parque o junto al Negrín

Javier Darriba * Juan Carlos Alonso


Imagen de archivo de la calle Santa Luisa de Marillac.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha comenzado a distribuir entre los vecinos afectados por la fase 0 de la reposición (Santa Luisa de Marillac 9, 11, 13, 17, 19, 21 y 23; su trasera, en los números 1, 3, 5, 7, 9, 11, 13, 15, 17, 19 y 21; y Santa María de la Cabeza 2, 4, 6, 8, 10, 12, 14 y 16) un formulario en el que requiere su participación en el sorteo de alguna de las 300 viviendas que se construirán en dos bloques: el del parque y el que va junto al Negrín, en la calle Doctor Alfonso Chiscano.

El área de Urbanismo advierte que los vecinos deben presentar el documento relleno con sus preferencias hasta el 17 de abril e informa de que «la adjudicación de estas viviendas se realizará por sorteo público ante notario».

El Consistorio da a los vecinos la posibilidad de escoger entre cuatro tipos de piso diferentes: uno de 58 metros cuadrados útiles y dos habitaciones, por 300 euros, con trastero, o por mil euros con plaza de aparcamiento; otro de 67 metros cuadrados útiles y tres habitaciones, por mil euros; un tercero de 72 metros cuadrados útiles y tres habitaciones, que sube hasta los 7.000 euros; y las viviendas adaptadas, de 66 metros cuadrados útiles, con dos habitaciones y un precio aproximado de mil euros.

Tanto los modelos de pisos como sus precios se repiten en el edificio de las 148 viviendas que se ha proyectado sobre el parque de Las Rehoyas y las 152 de la calle Doctor Alfonso Chiscano, cerca del hospital general de Gran Canaria Doctor Negrín.

Las viviendas son todas de renta libre, si bien el formulario no especifica cuál de las dos modalidades de contrato que se han configurado para la reposición de Las Rehoyas: la propiedad libre plena, que no tiene ningún tipo de restricciones, pero que obliga al propietario a pagar los metros cuadrados de más de la nueva casa a precio de mercado; y la propiedad con restricciones temporales, que implica no poder vender o alquilar el inmueble durante diez años a cambio de precios más bajos: 300 euros para una casa de sesenta metros cuadrados con dos dormitorios; mil euros, para una vivienda de 67 metros cuadrados y tres dormitorios; y 1.300 euros y el importe de cada metro cuadrado útil de más, para pisos de 70 o más metros cuadrados de superficie. En este último caso, si se quisiera alquilar la casa antes de que se venza el plazo de diez años, habría que pedir permiso al Ayuntamiento, que impondrá una renta máxima.

En el comunicado remitido a los vecinos, el Ayuntamiento también aclara que los residentes de otras calles podrán optar a algún piso de los dos edificios citados en caso de que no se ocupen todas las viviendas. Para estos casos, se habilitará un segundo sorteo.

Por tanto, la primera distribución de casas -la que se ciñe a los titulares de las viviendas afectadas por la fase 0 del plan de reposición- se realizará a través de un sorteo que se celebrará, previsiblemente, el próximo 8 de mayo, menos de tres semanas antes de las elecciones municipales. En cambio, el resto de los vecinos a los que afecta el plan de reposición Rehoyas-Arapiles «participarán en un segundo sorteo para optar a las viviendas que queden libres tras la primera adjudicación».

Los vecinos interesados en ampliar la información o clarificar cualquier detalle del comunicado emitido por el Ayuntamiento de Las Palma de Gran Canaria respecto a la fase 0 de la reposición de Las Rehoyas-Arapiles pueden contactar con el punto de información del plan, ubicado en la biblioteca municipal del barrio, en el colegio, en horario de 09.00 horas a 13.00 horas. También puede llamar por teléfono al número 928 446 057.




Fuente:

jueves, 21 de marzo de 2019

Vecinos de Las Rehoyas creen que la reposición es «contraria a la ley»

✏ Javier Darriba * @DarribaJavier
Las Palmas de Gran Canaria
21/03/2019

Los residentes que se oponen a la renovación presentan alegaciones contra el plan del Ayuntamiento. Consideran que la pretensión municipal supone «una expropiación encubierta» y solicitan que se excluyan las casas más próximas a la Carretera General del Norte
Vecinos de Las Rehoyas creen que la reposición es «contraria a la ley»


Integrantes de la plataforma Rehoyas Avanza y vecinos del barrio muestran las alegaciones presentadas al plan parcial./Cober


La asociación de vecinos Rehoyas Avanza, que recoge las aspiraciones de los vecinos más próximos de la Carretera General del Norte para ser excluidos de la reposición, presentó el pasado lunes las alegaciones al plan parcial de rehabilitación. Los representantes de unas quinientas viviendas entienden que se produce «una desviación de poder desde el propio Plan General de Ordenación» ya que categoriza la superficie como suelo urbano no consolidado, cuando el plan parcial reconoce que es suelo consolidado.

Para ellos, la categorización del Plan General «no tiene otra finalidad que dar cobertura a operaciones de rehabilitación», cuando al tratarse de un suelo consolidado, «únicamente admite como sistema de ejecución la expropiación».

Por este motivo, recogen en su escrito, «la renovación de las viviendas que pretende el plan parcial se extralimita al pretender la demolición y reubicación de las viviendas privadas, como si de vivienda pública se tratase, contraviniendo el derecho a la propiedad privada».

El presidente de Rehoyas Avanza, Juan Francisco Sarmiento, detalla que el hecho de que se quiera demoler sus viviendas sin indemnización representa una «expropiación forzosa instrumentada bajo el paraguas de un plan parcial, actuación totalmente contraria a la ley».

Estos vecinos dudan de que la justificación de la rehabilitación sea el adecentamiento de las viviendas. «Consta reconocido en el propio plan parcial que las viviendas privadas de los vecinos que represento están en mejores condiciones de mantenimiento y rehabilitación, por lo que la necesidad que aparentemente justifica la aprobación del plan parcial queda diluida en el caso de las viviendas privadas», prosigue en su escrito.

El representante vecinal no duda de que hay otras partes del barrio que necesitan la reposición, pero insiste en que sus casas se encuentran en buen estado. Para él, los bloques que están dentro de la delimitación que forman las calles Santa Luisa de Marillac (54 al 66), Carretera General del Norte (4 al 40), Virgen de Lourdes (1 al 10) y Virgen de Fátima (2 al 12) solo necesitan rehabilitación, la instalación de ascensores y mejoras de eficiencia energética.

Sarmiento arremetió contra el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste. «Como se acercan las elecciones, lo que quiere es marcarse un tanto como sea y sin importarle los vecinos», expuso. El presidente de Rehoyas Avanza, que se identificó con los posicionamientos de Podemos -el partido del edil de Urbanismo- sentenció que la gestión de Doreste «no creo que responda a lo que viene siendo la ideología de su partido». El acto de presentación de las alegaciones contó con la presencia de ediles del PP y de representantes de Ciudadanos.

También estuvo presente en el acto, en condición de vecina del barrio, Pino Santana, la antigua portavoz de la plataforma Rehoyas-Arapiles, que es la que ha estado negociando estos últimos años con el Ayuntamiento el plan de reposición. «Después de tanto tiempo, ahora nos dicen que no serán mil euros por las casas, que es lo que se pretendió desde el principio, sino que hay que hipotecarse para pagar las casas nuevas», dijo en relación a las condiciones de acceso de las viviendas nuevas. Considera que imponer un plazo de diez años en el que no se puede disponer de la casa por parte de los vecinos con menos recursos es demasiado «porque en ese tiempo pueden pasar muchas cosas».

Fuente:

miércoles, 20 de marzo de 2019

Dos contratos para las Rehoyas

20/03/2019

Javier Darriba * Juan Carlos Alonso
Las Palmas de Gran Canaria


Imagen de archivo de la calle Santa Luisa de Marillac, donde se encuentran algunos de los edificios más dañados y necesitados de reposición.


Las nuevas viviendas del plan de reposición serán todas de renta libre, pero habrá dos formas de acceso: una en la que se pagarán los metros de más; y otra, en que se abonará entre 300 y 1.300 euros, pero que no se podrá vender en 10 años.

Las viviendas que surjan tras el proceso de reposición de Las Rehoyas serán todas de renta libre, si bien habrá dos maneras distintas de acceder a la propiedad. En una, no habrá limitaciones de ningún tipo, mientras que en otra, se fijan algunas condiciones y restricciones. Así lo explica la plataforma vecinal Rehoyas-Arapiles, en el documento de conclusiones sobre el plan parcial que se viene negociando desde hace años con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

La primera de las dos modalidades es la que los vecinos definen como de «propiedad libre plena». En este caso, el cambio de piso por piso es sencillo: el propietario paga, a precio de mercado, los metros cuadrados de más que tendrá la nueva casa. Así, pasar de una casa de 52 metros cuadrados a otra de 67 metros cuadrados podría suponer un desembolso en torno a los 12.000 euros, a un precio medio de unos ochocientos euros por metro cuadrado. Esta opción es más cara pero no implica ningún tipo de restricciones. «El propietario de la vivienda o local podrá venderlo desde que quiera, a quien quiera y por el precio que quiera», explican desde la plataforma vecinal, «y podrá alquilarlo sin ningún tipo de limitaciones».

En cuanto a la segunda modalidad es mucho más barata. Los vecinos que se acojan a ella tendrán que pagar una cantidad mucho más reducida por el piso nuevo, aparte de entregar el antiguo: trescientos euros, para una casa de sesenta metros cuadrados con dos dormitorios; mil euros, para una vivienda de 67 metros cuadrados y tres dormitorios; y 1.300 euros y el importe de cada metro cuadrado útil de más, para pisos de 70 o más metros cuadrados de superficie.

En este segundo caso, los vecinos se comprometen a no vender o alquilar la vivienda en un plazo de diez años. En el supuesto de que se quiera vender antes, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se reservaría «el derecho de opción preferente de tanteo y retracto».

Además, si se quisiera poner en alquiler, habría que informar al Consistorio capitalino, que tendría un plazo de tres meses para fijar un precio máximo de alquiler.

«Fue el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, el que nos indicó que existían estas dos modalidades», expuso el portavoz de la plataforma Rehoyas-Arapiles, Domingo Galván, «todas las viviendas serán libres».

«Desde nuestro punto de vista es lo mejor ya que la propuesta que no aceptábamos era que fuesen viviendas de protección oficial», aseguró el portavoz de los vecinos, «valoramos positivamente que haya dos posibilidades porque no es igual pagar 8.000 euros que pagar mil».

Según la plataforma vecinal Rehoyas-Arapiles, el grupo de gobierno se ha comprometido a pasar esta propuesta por el filtro de la Asesoría Jurídica. Si obtiene el visto bueno, el documento se llevaría luego al pleno -probablemente al de abril- y se informaría a los vecinos.

En caso de que la propuesta final no sea sometida a la consulta popular que defienden desde la plataforma vecinal, sus representantes aceptarían que se supeditase a una fase de información pública para que la gente conozca el detalle de la ordenación y pueda presentar alegaciones, si lo estimasen oportuno.

Las conclusiones también determinan que el propietario correrá con los gastos del contrato de servicio para el abastecimiento de agua y luz, así como de las escrituras, si bien el Ayuntamiento ayudará a las familias con menos recursos.

La plataforma vecinal Rehoyas-Arapiles explica en su escrito de conclusiones que «como los nuevos edificios tendrán más plantas que los actuales, no es posible asignar las mismas condiciones (ubicación por plantas), por lo que la asignación se hará por sorteo, y si luego los propietarios asignados a las nuevas viviendas o locales las quieren permutar con otros propietarios, pues se posibilitará dicha permuta».

Domingo Galván aclaró que la distribución de los vecinos se hará por bloques, pero como resulta que los nuevos edificios tendrán más altura que los actuales, no se puede garantizar que se mantenga la distribución por plantas de la actualidad.

El escrito de conclusiones también refleja los aspectos en los que no ha habido acuerdo con el Ayuntamiento. Se trata de la edificación de viviendas dentro de un campo de fútbol del parque de Las Rehoyas; la exclusión de las viviendas cercanas a la Carretera General del Norte; o el soterramiento parcial de Santa Luisa de Marillac.

Fuente:

jueves, 7 de marzo de 2019

DIFERENCIA ENTRE SUELO URBANO CONSOLIDADO Y SUELO URBANO NO CONSOLIDADO


Una de las clases de suelo más importante es el suelo urbano, es decir, la ciudad. Dentro de este tipo de suelo existe una doble categorización: la del suelo urbano consolidado y la del suelo urbano no consolidado. ¿que significan una y otra? 

En el sistema urbanístico español, los derechos y deberes de los propietarios del suelo, dependen de la clasificación que a éstos se le den en el planeamiento urbanístico. Dicho en otras palabras, que cada uno podrá hacer en su parcela lo que el planeamiento le permita y no lo que a cada uno le parezca. Es lo que se llama la concepción estatutaria del suelo. 

Explicado en palabras parcas, el suelo urbano consolidado viene constituido por la ciudad compacta, es decir, por las parcelas edificadas y los solares que puedan quedar en sus intersecciones (terrenos de licencia directa). Sin embargo el suelo urbano no consolidado viene formado por aquellas partes de la ciudad en las que son precisas operaciones para completar la urbanización o se prevén operaciones de renovación urbana. Es decir, las partes de la ciudad que quedan sin edificar y las zonas en las que el planeamiento prevea la creación de nuevos edificios, apertura de nuevos viales, zonas verdes, plazas, equipamientos, dotaciones, etc. 

Las diferencias entre estas dos categorías de suelo son sustanciales. En el suelo urbano consolidado, el propietario tiene derecho a edificar directamente, previa la obtención de licencia. Como obligaciones tan sólo resaltamos la de ceder los terrenos fuera de alineaciones con la intención de regularizar o ampliar las calles que eviten embudos, así como el deber de completar la urbanización para convertir la parcela en solar. 

En suelo urbano no consolidado las obligaciones sin embargo, son mucho más gravosas, ya que se debe ceder gratuitamente al ayuntamiento entre el 10% del aprovechamiento existente en el ámbito, que urbanizar completamente (es decir, construir las nuevas calles, plazas y parques previstos en el planeamiento), tramitar el planeamiento de desarrollo que fuese necesario (principalmente mediante los conocidos PERIs ) y tramitar un proyecto que permita que se compensen las obligaciones y los derechos de todos los propietarios del polígono (lo que se denomina equidistribución en el argot jurídico urbanístico). Por ello, el propietario de suelo urbano no consolidado tan sólo tendrá derecho a construir sobre su parcela cuando cumpla con todas las anteriores obligaciones. 

La jurisprudencia del Tribunal Supremo viene estableciendo que la diferencia entre ambas categorías de suelo urbano es reglada, es decir, que la administración viene obligada a categorizar un suelo como urbano consolidado o no, cuando concurran los requisitos legalmente establecidos, provocando la nulidad radical del planeamiento que los contradiga o incluso de las licencias que se puedan otorgar. Esta jurisprudencia prohíbe a los ayuntamientos descategorizar el suelo, es decir, convertir aun suelo urbano consolidado en un suelo urbano NO consolidado, (para que vuelva a ceder y pagar), por cuanto entiende que porque no procede devaluar el estatuto jurídico de los propietarios de esta clase de suelo exigiéndoles el cumplimiento de las cargas y obligaciones establecidas para los propietarios del suelo no consolidado. En palabras legas, que el ayuntamiento no puede introducir a una parcela dentro de un polígono de suelo urbano no consolidado cuando fue o es suelo urbano consolidado, por tener todos los servicios. De hecho,el Tribunal Supremo está anulando múltiples planes por este motivo. El último en el año 2016: el Plan General Metropolitano de Barcelona. Este despacho ha anulado al amparo de esta doctrina del Supremo dos veces el Plan General de Santiago. Por ello, el Tribunal Supremo entiende que las parcelas que posean todos los servicios urbanísticos o estén edificadas con servicios NO pueden ser incluidas dentro de suelo urbano no consolidado, y la consecuencia de hacerlo es la nulidad del plan declarándose el suelo como suelo urbano consolidado de licencia directa. 

Para acceder al post de una de las dos sentencias que anula el plan general de Santiago, presiona sobre el siguiente enlace. 

Nuestro despacho cuenta con los mejores abogados especialistas en derecho urbanístico, por lo que si necesita asesoramiento, no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho enviándonos un mail a despacho@lopezabogados.org 

Paulo López Porto. 

Doctor en Derecho y Abogado Director del Departamento de Derecho Público.

Fuente:

sábado, 2 de marzo de 2019

Las Rehoyas pide más altura para no edificar el parque

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA 
CANARIAS7 - Javier Darriba - 02/03/2019

Las Rehoyas pide más altura para no edificar el parque

La construcción de un edificio a costa de una parte del parque de Las Rehoyas se entiende, desde la perspectiva de la plataforma vecinal Rehoyas-Arapiles, como una «bomba de relojería» que amenaza con dinamitar todo el proceso de reposición de las 2.558 viviendas del barrio. Por eso, este colectivo plantea dos alternativas que mantengan la integridad del parque y no retrasen más la renovación: la construcción de un edificio entre el actual parque y las nuevas zonas verdes centrales en torno a las cuales se articularán las viviendas; o el crecimiento en altura en la zona próxima a Schamann.

La primera ya fue planteada hace meses al Ayuntamiento y fue rechazada. Según el portavoz de la plataforma, Domingo Galván, «el parque de Las Rehoyas no es barrial, es un sistema general, de toda la ciudad». Y el técnico de la plataforma, Carmelo Suárez, entiende que «se está generando un precedente desastrosos para cualquier otro parque de la ciudad».

Con las dos alternativas planteadas (la del edificio junto al parque se planea con bajos transitables para no interrumpir la conexión), la plataforma considera que se mantendrán a los vecinos en su barrio y se respeta la configuración actual del parque.

El crecimiento en altura que la plataforma presentará en sus alegaciones al plan parcial de rehabilitación se plantea sobre las parcelas próximas a Schamann, donde el Ayuntamiento ha propuesto edificios de cinco plantas. «No es lo más que nos gustaría pero no queremos que se siente un precedente y se recorten otros parques», detalló Galván.

«La cabezonería de meter un edificio en el parque puede suponer un atasco para todo el plan de reposición», avanzó el arquitecto Carmelo Suárez.

La plataforma valora de manera positiva el esfuerzo vecinal, que ha permitido el diseño del nuevo barrio en torno a una gran área central de zonas verdes y equipamientos colectivos «pese a las resistencias del Ayuntamiento», pero aún así considera que hay que conseguir otros aspectos como el cambio de orientación de algunos edificios «en los que no da el sol», la falta de información sobre los aparcamientos o la posibilidad de soterrar una parte de la calle Santa Luisa de Marillac para garantizar una continuidad en los recorridos peatonales en esta parte del barrio.

Los vecinos consideran excesivo que se tarde dieciséis años en rehacer el barrio

La plataforma vecinal Rehoyas-Arapiles confiaba en que la reconstrucción del barrio -se demuelen las 2.558 viviendas actuales y se construyen otras 1.766 en el barrio; 148 en el parque de Las Rehoyas; y 644 en otras zonas del municipio- no se prolongase más allá de los diez o doce años. Por eso, el planteamiento de los dieciséis años que hace el plan parcial les ha caído como un jarro de agua fría. «No nos resulta algo fiable», indicó Domingo Galván. Para el arquitecto Carmelo Suárez también representa una mala noticia. «La reposición de El Polvorín tardó veinte años y el plan de Las Rehoyas son bastantes más viviendas», indicó, «no vemos ni compromiso ni capacidad de gestión». 

El portavoz del colectivo recordó que, en todo caso, lo que más preocupa a los vecinos no es tanto el planteamiento urbanístico como las condiciones contractuales que afectan a su posibilidad de venta, los gastos de mudanza, la demolición de pisos hipotecados... Por eso reclaman que haya un acuerdo plenario con todos los grupos municipales que garantice que se recogen sus expectativas, más allá del plan.

En cualquier caso, insisten en que la solución final se adopte en una consulta popular. «Que el plan no tenga la última palabra», dijeron.

El sentir de la mayoría

La plataforma considera legítima la oposición a la reposición de los vecinos de la Carretera General del Norte, aunque lamenta que no lo hubieran manifestado antes. Recuerdan que se puede imponer la actuación con el 60% del barrio a favor. Y advierten del mal estado de algunos bloques y de problemas de suciedad.

Fuente:

Rehoyas-Arapiles advierte del peligro de algunas casas y apela al consenso para empezar ya la reconstrucción

La plataforma vecinal exige al Tripartito una consulta popular, critica el retraso de la reposición y denuncia el abandono del barrio

Teresa García 02.03.2019

Rehoyas-Arapiles advierte del peligro de algunas casas y apela al consenso para empezar ya la reconstrucción

La plataforma vecinal Rehoyas-Arapiles urgió este viernes al gobierno Tripartito a que inicie cuanto antes la reconstrucción del barrio y apeló para ello a la búsqueda, antes de mayo, de un consenso con los vecinos sobre el plan y las condiciones contractuales de la adquisión de las nuevas casas, porque el peligro de algunas de las viviendas de la zona se agrava más cada día que pasa. 

Los operarios están procediendo en estos momentos al relleno de los sótanos de un edificio en la calle Santa Luisa de Marillac, para estabilizarlo, advirtieron los vecinos, que criticaron también el enorme abandono en el que se encuentra el barrio. El Ayuntamiento no puede abandonar las tareas de mantenimiento del barrio con la excusa de que se va a reconstruir, dijeron los vecinos, que temen que el proceso se alargue, en el mejor de los casos, durante veinte años. 

Domingo Galván, portavoz del colectivo, informó de que la plataforma está pendiente de cerrar con Urbanismo el borrador de la propuesta definitiva consensuada, que ha sido redactada por la propia plataforma y en la que figuran las cuestiones en las que se ha llegado a acuerdos y otras que siguen pendientes, como la construcción del edificio en un extremo del parque de Las Rehoyas, que la plataforma sigue rechazando de plano y en relación con la cual sigue estudiando presentar un recurso en los tribunales, tras el rechazo de las alegaciones presentadas. "Hasta la fecha, nosotros no tenemos conocimiento de qué ha pasado con nuestras alegaciones", dijo Galván. 

Carmelo Suárez, arquitecto que asesora a la plataforma, calificó de "trampa" la compensación del espacio libre perdido en el parque por otro suelo en el parque deportivo en La Ballena, que ya existía como tal y, por tanto, no se ha creado. "El Ayuntamiento sabe que el edificio del parque no lo va a poder hacer", sostuvo. Si lo que quiere el Ayuntamiento es construir en el barrio, añadió Galván, lo puede hacer construyendo un edificio de mayor altura en la zona más pegada a Schamann. 

El otro punto en el que no se ha alcanzado ningún acuerdo es la exclusión de las viviendas más cercanas a la carretera general del Norte, como quieren algunos vecinos, aunque Galván reconoció que no hay una opinión unánime sobre este asunto. 

Entre las cuestiones pendientes, además de la orientación de los edificios que los vecinos quieren cambiar, porque "hay algunas casas a las que no les da la luz del sol", se encuentran las relacionadas con las condiciones contractuales a la hora de adquirir las viviendas (precio a pagar, derechos y deberes, qué va a pasar con los que tienen hipotecas, cuanto pagarán las que están en régimen del alquiler, durante cuanto tiempo se les impide vender la vivienda), una cuestión que según Galván preocupa mucho a los residentes y aunque ya hay un compromiso verbal del concejal de Urbanismo, Javier Doreste, la plataforma quieren que se amarren en un documento. 

El colectivo demanda que el documento consensuado que se alcance finalmente sea llevado a pleno antes de mayo para su aprobación y la semana que viene tiene previsto reunirse con los grupos políticos de la oposición para pedirles el apoyo a dicho documento. Los vecinos quieren tener cerrado el acuerdo para empezar cuantos antes la reposición antes de que acabe el mandato. 

Domingo Galván volvió a exigir que el plan sea sometido a una consulta popular y pidió a los vecinos que acudan a una asamblea convocada para el próximo 6 de marzo, a las 19:30 de la tarde, donde se llevará este documento y se hablará de la situación en la que se encuentra la reposición. La próxima reunión de la mesa de seguimiento con el concejal Doreste está prevista para el próximo 12 de marzo. 

La plataforma quiere también que Doreste aclare qué quiere decir cuando dicen que las nuevas viviendas serán libres, porque las de Tamaraceite están en propiedad de sus adjudicatarios, pero sujetas a régimen de vivienda protegida, dijo Galván. 

Carmelo Suárez destacó los grandes acuerdos alcanzados en torno al plan especial de reposición, que atribuyó a la lucha vecinal. "Se ha logrado evitar la propuesta municipal inicial, basada en el almacenamiento de bloques y la hemos cambiado por un gran espacio central con equipamientos colectivos y la supresión de la calle Virgen de la Paloma, gracias al esfuerzo que ha hecho el barrio frente a la resistencia inicial del Ayuntamiento. Si no llega a estar la presión vecinal encima, este plan no se hubiera aprobado", resaltó Suárez, que lamentó que no se haya logrado la depresión de una parte de Santa Luisa de Marillac. 

Tanto Suárez como Galván responsabilizaron a Doreste del tremendo retraso en la aprobación del plan. La negociación con los vecinos, aclararon, podría haber terminado desde hace más de un año. "Hemos tenido que esperar hasta 14 meses entre reunión y reunión", recordó el arquitecto que aseguró no entender la "cabezonería" de Doreste en hacer el edificio del parque de Las Rehoyas, que puede retrasar aún más el inicio de la reconstrucción. "Si el ritmo de la reposición va a ser el de estos cuatro años, no sé en qué época del siglo XXII se acabará el barrio", bromeó. 

El retraso en la ejecución del plan, advirtió, "está generando una especulación encubierta" por parte de gente que está acumulando viviendas aprovechándose de las necesidades de dueños que necesitan el dinero y malvenden sus hogares, por precios que oscilan entre 30.000 y 45.000 euros. 

La plataforma reconoció que las viviendas más cercanas a la carretera del Norte están incluidas en el plan de reposición desde 2012. "La posición de los vecinos que se niega a reponer sus casas es legítima, aunque lo podían haber planteado hace varios años y no ahora, en el último momento" , dijo Galván quien consideró que es complicado resolver este asunto porque no todos los residentes están de acuerdo. A su juicio, si el 60% de los vecinos apoya la reposición. 

Fuente: