"REHOYAS AVANZA" - ASOCIACIÓN DE VECINOS
BANKIA- IBAN: ES48 2038 7225 4860 0069 8215



CONCEJAL JAVIER DORESTE ¡¡¡ DIMISIÓN !!!

viernes, 19 de abril de 2019

El Gobierno retiene desde hace meses más de 13 millones de euros para la reposición de viviendas en Las Palmas de Gran Canaria

  • El Ejecutivo regional cuenta con esos fondos desde que el Partido Popular gobernaba en España 
  • Habitualmente, el Gobierno de Canarias transfiere las partidas para estas viviendas, prefinanciadas por el Ayuntamiento, a final de cada ejercicio. En 2018 no dio ni un euro a la capital grancanaria 
  • Ahora, desde la Dirección General de Vivienda aseguran que la próxima semana se reunirán con el Consistorio grancanario para firmar el acuerdo y transferir los fondos. Solo un mes antes de las elecciones 

Silvia Álamo - Las Palmas de Gran Canaria * 19/04/2019 

No es la primera vez que el Gobierno de Canarias llega a un acuerdo con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y, a la hora de la verdad, le cuesta cumplir con su parte del trato. Durante este mandato (2015-2019) se han firmado varios convenios. La transferencia de los fondos para la reposición de viviendas sociales en el barrio de Tamaraceite, después de que el Consistorio las prefinanciara, es uno de ellos. Pero el Ejecutivo no acaba de concluir el pacto y no ha transferido traslada al consistorio el dinero para continuar las obras, a pesar de que cuenta con esa partida desde antes de la salida del Partido Popular del Gobierno central. Así se lo hicieron saber al concejal de Urbanismo de la ciudad, Javier Doreste, en una reunión mantenida con las autoridades políticas en Madrid. “Tienen el dinero y no sabemos por qué no nos lo dan para continuar las obras”. 

Imagen de un derribo de viviendas en Tamaraceite. CANARIAS AHORA


Durante este mandato se ha llevado a cabo la remodelación de inmuebles en Tamaraceite. Debido al mal estado en el que se encontraban, muchos edificios construidos en los años 60 del siglo XX han sido demolidos y sus vecinos trasladados a casas de alquiler. El Ayuntamiento es quien se ha hecho cargo de las obras con fondos de la Comunidad pero, desde 2018, no recibe ni un euro. Algo que le impide finalizar los 73 inmuebles que le falta para completar la construcción enmarcada dentro del Área de Renovación y Regeneración Urbana (ARRU) de Tamaraceite. 

El asunto está en que, a pesar de tener los fondos, el Gobierno autónomo no ha pagado las últimas promociones de viviendas hechas en el barrio capitalino. “Hemos ido prefinanciando todo, tenemos los solares, tenemos los proyectos para continuar las obras, solo nos falta sacarlas a concurso para acabar con la reposición, pero no tenemos el dinero”, indica Doreste. El edil asegura que con nueve millones se finalizaría la construcción de estos 73 inmuebles. “Hemos prefinanciado casi 14 en los últimos edificios, pero solo hacen falta nueve millones para terminar en Tamaraceite de una vez”, insiste Doreste. 

Normalmente el Ejecutivo transfería estas partidas cuando estaba finalizando el año, en los meses de noviembre y diciembre, pero en 2018 no llegó ese dinero. “Nosotros adelantamos el dinero para que después el Gobierno nos ingrese, pero no podemos prefinanciar indefinidamente y que nunca nos transfieran”, reitera. Con los fondos abonados en 2017 se pagó lo que se había hecho hasta ese momento y se adelantó el dinero para las que se hicieron a lo largo de 2018. “Para las 73 que nos quedan, el Ejecutivo tendrían que darnos lo que hemos adelantado y con eso dejamos la obra encaminada”, explica el concejal. “Solo quiero que paguen lo que deben para acabar, para que estas 73 familias vean un futuro cercano”. 

El concejal asegura que la respuesta del Gobierno ante estas peticiones es la indiferencia. “Cuando preguntamos no contestan”. Doreste afirma que desde el Consistorio han pedido cita en varias ocasiones pero no reciben respuesta del Ejecutivo, algo que les llama la atención porque “había muy buena relación con la Dirección General de Vivienda”. 

La reposición de viviendas de Tamaraceite se ha dividido en diferentes etapas. En la época en la que Jerónimo Saavedra fue alcalde (2007-2011) se hicieron 28; en el siguiente mandato llegó Juan José Cardona (2011-2015) y empezó la construcción de 72 que “dejó a medias”, señala el concejal, y fueron finalizadas en el actual. En estos momentos hay 83 viviendas en trámite de entrega a los vecinos; 37 que se están finalizando y 59 en construcción. Quedan 73 por sacar a concurso y prefinanciar para dar por finalizada la reposición. 

A todo esto, desde la Dirección General de Vivienda aclaran que la próxima semana se van a reunir con el Ayuntamiento “para ultimar los acuerdos del convenio”. “El dinero está y lo único que se tiene que firmar es el convenio para hacer la transferencia”, señalan. De producirse el acuerdo será cinco meses después de lo habitual, con un nuevo ejercicio en medio y un mes antes de las elecciones autonómicas. 

La vivienda social, el problema sin fin en Canarias 

Ha llovido mucho desde la última vez que el Gobierno de Canarias construyera una vivienda social en Gran Canaria. Según Doreste, desde 2008 el Ejecutivo regional no construye “ni un solo inmueble” en la isla. Las últimas que se hicieron pertenecen al Plan de Vivienda de Canarias 2009-2012, período en el que quedó paralizada la construcción debido a la crisis económica. “En la ciudad solamente se terminaron y se entregaron dos promociones que estaban paradas hacía muchos años, con Patricia Hernández”, explica el concejal. 

A nadie se le puede esconder que en Canarias hay un grave problema de vivienda, con más de 13.000 demandantes. En la capital grancanaria muchas familias se han visto en la calle sin saber a qué puerta tocar, mientras las administraciones debaten sobre la posibilidad que existe de construir o no nuevas viviendas. Desde el ayuntamiento insisten en que tienen espacio para edificar 8.000 casas. Una afirmación que nada tiene que ver con la del Ejecutivo regional, donde aseguran que en la ciudad, ahora mismo, solo hay espacio para algo más de 140. En relación a esto, señalan que el Gobierno “ni está ni se le espera”. “Siguen pidiendo terrenos pero no presentan un proyecto”, lamenta el concejal de Urbanismo. 

Fuente:

martes, 2 de abril de 2019

Los vecinos diseñarán sus casas en Las Rehoyas y pagarán los garajes

02/04/2019


Javier Darriba * Juan Carlos Alonso


Los vecinos diseñarán sus casas en Las Rehoyas y pagarán los garajes

Vista del barrio de Las Rehoyas desde el parque.


Tras el sorteo de las viviendas, los beneficiarios del plan de reposición podrán determinar sobre plano los cambios que quieran, desde ampliar habitaciones hasta la unión de la cocina con el salón, según explicó el edil de Urbanismo. Eso sí, los aparcamientos habrá que abonarlos aparte

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste, aseguró que «este año» arrancará la ejecución material del área de renovación urbana de Las Rehoyas-Arapiles con la construcción de los dos primeros edificios, el que irá sobre el parque de Las Rehoyas (con 148 viviendas) y el que se proyecta en la calle Doctor Alfonso Chiscano (con 152 viviendas), cerca del hospital general de Gran Canaria Doctor Negrín.

El Consistorio ha comenzado a enviar a los vecinos de parte de las calles Santa Luisa de Marillac y Santa María de la Cabeza -en concreto los de los veintiséis bloques afectados por la fase cero del plan de reposición- un formulario para que elijan si quieren quedarse en el barrio o bien prefieren marcharse fuera.

Una vez remitidas sus preferencias de ubicación y superficie, y fijada su distribución por sorteo, los vecinos podrán escoger el diseño de su nuevo piso. «Se les dirá, sobre plano, que escojan su vivienda a la carta», indicó ayer el concejal de Urbanismo, «si alguien prefiere una barra americana en vez de la cocina tradicional o quiere unir dormitorios, o quitar algún tabique lo podrá hacer».

Los vecinos también deberán pagar por los garajes si quieren tener una plaza de aparcamiento en los edificios. De acuerdo al formulario remitido por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, solo los pisos de 58 metros cuadrados útiles tienen incluido el estacionamiento. En este caso, el precio conjunto de la casa y el aparcamiento es de mil euros.

Sin embargo, los dos modelos mayores (de 67 y 72 metros cuadrados útiles) no tienen aparejados la plaza de aparcamiento. «Los que quieran el garaje tendrán que pagarlo aparte, como en Tamaraceite», expuso el concejal de Urbanismo. Doreste no detalló el precio pero los vecinos que han contactado con este periódico aseguran que la información que les ha facilitado la oficina de atención instalada en el barrio es que no será barato si se tiene en cuenta en relación con el precio de las casas. Hay que recordar, que las viviendas de 67 metros cuadrados útiles se venderán a los vecinos por mil euros, mientras que las de 72 metros cuadrados útiles rondarán los 7.000 euros.

El portavoz de la plataforma vecinal Rehoyas-Arapiles, Domingo Galván, considera «positivo» que en el precio de mil euros por las casas más pequeñas -las de 58 metros cuadrados útiles- se incluya la plaza de aparcamiento. «Suponemos que quieren fomentar este tipo de viviendas para cumplir con las exigencias de espacios libres que impone la ley», indicó.

Doreste aclaró, por su parte, que la adscripción de la plaza de estacionamiento a las viviendas más pequeñas de la renovación urbana de Las Rehoyas se debe a una «compensación» que se hace en superficie.

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria defendió que el precio de las nuevas viviendas que se van a construir en Las Rehoyas no incluyan la plaza de garaje porque debe ser una elección de los propietarios. Javier Doreste expuso que el documento remitido a los vecinos para que expresen sus preferencias aún tiene que ser evaluado por la asesoría jurídica municipal. El edil indicó que el envío se ha hecho para «ganar tiempo e ir avanzando en la recopilación de datos para empezar a construir». Y aclaró que el documento final será llevado a sesión plenaria para «que sea vinculante de cara a los próximos gobiernos municipales».

Estos son los precios que se han dado a conocer:

300 euros. Esta cantidad es la que se fija para una vivienda de unos 58 metros cuadrados útiles (unos 70 metros cuadrados construidos) con dos habitaciones y un trastero en la planta sótano. En este caso, la oferta que hace el Ayuntamiento capitalino no incluye plaza de aparcamiento.

1.000 euros. En este precio se incluyen tres tipos distintos de casas: una de 58 metros cuadrados útiles y dos dormitorios, más una plaza de aparcamiento; un segundo modelo de 67 metros cuadrados útiles y tres habitaciones, pero sin garaje; y otra adaptada a personas con movilidad reducida, sin garaje.

7.000 euros. Es la cantidad que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria reclamará a los vecinos de Las Rehoyas que quieran una casa de 72 metros cuadrados útiles, tanto en el edificio del parque como en Doctor Chiscano. En este precio no se incluye la plaza de estacionamiento.


La concejala de Ciudadanos, Beatriz Correas, cree que antes de seguir adelante con el proceso de reposición habría que aclarar qué pasa con las hipotecas. Además, critica que se siga contando con restar superficie al parque de Las Rehoyas «cuando no está claro que puedan hacerlo». Para ella, el nuevo formulario es «un engaño electoral para los vecinos que sí tienen necesidad de trasladarse». Además, lamenta que no se haya solucionado el problema de los vecinos que no quieren participar del plan de reposición Rehoyas-Arapiles y cuyas casas no pertenecían al patronato. «Se va a producir una vulneración de la propiedad privada y una expropiación encubierta», aseveró.

El portavoz de la comisión vecinal Rehoyas-Arapiles, Domingo Galván, apoya que el plan de reposición se ponga en marcha pero cree que todavía quedan algunas incertidumbres por aclarar, como las que atañen al formulario de elección de casa que se ha distribuido entre los residentes de Santa Luisa de Marillac y Santa María de la Cabeza. «No se aclara el régimen de propiedad», indicó Galván. La plataforma cree que no se debe recortar el parque de Las Rehoyas pero aclara que «si nadie de fuera se opone, nosotros no vamos a dar batalla por el parque para no enfrentar a los vecinos». Considera que tanto el planeamiento urbanístico como el escrito de conclusiones final sobre el plan de reposición deberían ser respaldados por el pleno.

Fuente: